Quien bien te quiere, te señalará que te estás equivocando

Quien bien te quiere, te señalará que te estás equivocando

En Product Hackers, desde hace tiempo, estamos tratando de sacar un producto B2C al mercado. Tenemos una idea que nos apasiona, en un vertical con mucho potencial, y muchas ganas de empujar el proyecto.

Gracias al network que tenemos, enseguida hemos tenido gente interesada en invertir en el proyecto, incluso cuando todavía no tenemos el producto construido. Eso nos ha llevado a tratar de acelerar algunos pasos, incluso sin haber hecho bien nuestros deberes.

En todo este proceso, el otro día pudimos liar a Fernando Cabello-Astolfi (Aplazame, Devengo), para que nos diera feedback del proyecto. Una forma de tratar de «embaucar» a un posible inversor y de recibir feedback (dos en uno, más no se puede pedir).

La reunión no fue como esperábamos, para nada. Fernando nos dejó claro que no invertiría ahora mismo en el proyecto, pero su NO nos aportó mucho más valor que los SI de otros inversores. Es algo que solo consigue la gente muy grande, como Fernando, y lo que hace que hayan llegado tan lejos como lo han hecho.

Fernando no se limitó a decir que NO, básicamente nos dejó claro algo que solemos recomendar a otros, pero para lo que no nos habíamos aplicado el cuento. La conversación fue tal que así:

– Así que buscáis levantar X00.000€ para probar esta hipótesis que me estáis contando…

– Si, así es, tenemos claro que puede funcionar por X, Y, Z…

– ¿Y no tenéis otra forma de validar esa hipótesis que no sea construyendo tecnología? Porque para el el producto parte desde el análisis previo. Si sois capaces de tener un feedback claro de vuestros potenciales usuarios que corroboren estas hipótesis tendréis gran parte ganada.

– Pues la verdad que tienes razón…

– Además, ¿no sois «hackers»? Buscad la forma de hackear los sistemas actuales para validar esto que me estáis contando.

Acabamos la reunión y pese al NO, tenía mucha más energía y ganas que al principio de la reunión. Nos habían sacudido de lo lindo y quitado las gilipolleces de la cabeza. Teníamos que trabajar más la base del proyecto y dejarnos llevar menos por las necesidades tecnológicas y la potencial inversión para construir el MVP.

Al final, en esta vida, es super importante rodearte de gente que te quiera lo suficiente como para señalarte que te estás equivocando. Que te sacuda en momentos críticos, que te salve de perder mucho tiempo o dinero en algún proyecto, y que te devuelva los pies a la tierra para que te pongas a trabajar en lo que realmente importa.

Comentarios
Scroll to top