Descentralización y Blockchain… ¿empoderamiento final de la Economía Colaborativa?

Descentralización y Blockchain… ¿empoderamiento final de la Economía Colaborativa?

La Economía Colaborativa ha sido uno de los conceptos más revolucionarios que hemos vivido en los últimos años y su rapidísima penetración y crecimiento ha permitido la creación de nuevos gigantes en el mundo digital como puedan ser Uber, Air BnB, Lyft, Ola, Grab, etc.

Índice del artículo

  1. La Economía Colaborativa en Grandes Números
  2. Los beneficios de la Economía Colaborativa
  3. 1.- Democratización de la participación
  4. 2.- Sostenibilidad
  5. 3.- Favorecen el acceso a productos/servicios a colectivos con menor capacidad económica
  6. 4.- Generar economías de escala y efectos de red
  7. No es Colaborativo todo lo que Reluce
  8. BlockChain y Descentralización… ¿Diseñados para la Economía Colaborativa?
  9. Alternativas Descentralizadas para los reyes de la Economía Colaborativa
  10. En continuo cambio, pero cada vez más abierto, participativo y transparente

La Economía Colaborativa en Grandes Números

Cuando analizamos la inversión recibida por las 6 principales empresas de la economía colaborativa a nivel mundial vemos que han sido capaces de levantar más de 60.000 millones de dólares, una media de 10.000 millones de dólares por compañía, aunque Uber ha conseguido concentrar casi la mitad de la inversión total con 24.700 millones de dólares levantados.

Inversión en Empresas de Economía Colaborativa

Los beneficios de la Economía Colaborativa

Gran parte del éxito de la Economía Colaborativa se debe a que aporta mayores beneficios a todos los actores que sus alternativas no colaborativas. Los beneficios son múltiples y difíciles de resumir, pero si tenemos que destacar algunos, nos deberíamos centrar en:

1.- Democratización de la participación

Una de las grandes ventajas de la Economía Colaborativa es el facilitar la participación de distintos actores y personas en cualquiera de los procesos. Por ejemplo Couchsurfing o AirBnb facilitaron la compartición de alojamientos entre particulares a distintos niveles, SocialCar ha permitido el alquiler de coches entre particulares, Wallapop ha popularizado la compra-venta de productos de segunda mano, etc.

2.- Sostenibilidad

Muchas de las iniciativas de la Economía Colaborativa favorecen la sostenibilidad gracias al reaprovechamiento de recursos y reducción de producción de productos que típicamente se compraban y ahora se pueden reaprovechar gracias a la compartición. Por ejemplo si en lugar de que todas las familias tengan al menos un coche en propiedad aunque se use poco, el coche se comparte entre distintos individuales, se reduce la producción de coches y por tanto la contaminación asociada a esta producción y también los recursos naturales necesarios para ese proceso industrial (acero, derivados del petroleo, tejidos, etc.)

3.- Favorecen el acceso a productos/servicios a colectivos con menor capacidad económica

No todo el mundo puede permitirse un coche en propiedad, al igual que no todo el mundo puede permitirse irse de vacaciones a un hotel en la otra punta del mundo. El poder utilizar un coche solo las horas que lo necesitamos o bien viajar y dormir en una habitación que hemos alquilado por una noche o incluso en el sofá de una persona local, permite que personas con menos recursos puedan acceder a determinado tipo de actividades, o bien que cada uno pueda decidir a qué actividades dedicar más recursos y tener un mejor control de su economía.

4.- Generar economías de escala y efectos de red

Para las personas físicas y también para la mayoría de las pequeñas y medianas empresas, el competir con la capacidad de grandes corporaciones es algo totalmente imposible. Pero el que miles de individuos y/o pequeñas organizaciones puedan aliarse o colaborar para conseguir una mayor visibilidad y mercado (gracias a la estructura de marketplaces de la mayoría de las plataformas de la Economía Colaborativa) o bien para conseguir mejores condiciones económicas en la compra de productos/servicios, permite que a día de hoy cualquiera esté compitiendo (y muchas veces ganando) a players que hasta hace poco eran intocables.

Economía Colaborativa Honeycomb

No es Colaborativo todo lo que Reluce

Uno de los grandes problemas que se le achaca a la Economía Colaborativa no viene del concepto en si, si no de su ejecución. Aunque el concepto es muy potente, son unas pocas plataformas las que han conseguido aprovecharse del mismo consolidándose como auténticos monopolios en lo colaborativo y con ello el concepto parece haber virado.

Cuando hablamos de Economía Colaborativa pensamos en Uber, en Airbnb pero… ¿qué tienen de colaborativo ahora mismo esas plataformas? Por un lado se han convertido en megacorporaciones que imponen sus reglas a su antojo, por otro lado se han convertido en concentradores de poder para otras corporaciones o agrupaciones ya de por si muy capaces (como el problema con las empresas dedicadas al negocio inmobiliario que han copado Airbnb).

Si bien el concepto de la Economía Colaborativa sigue manteniendo su toque idealista en muchas de las iniciativas que siguen surgiendo,  el mero hecho de que sea una única persona (física o jurídica) la que imponga las reglas del juego en cada uno de estos marketplaces hace que lo colaborativo se quede más en un apodo bonito que en una realidad palpable.

Beneficios de lo Colaborativo

BlockChain y Descentralización… ¿Diseñados para la Economía Colaborativa?

Aunque muchos de los grandes players de la Economía Colaborativa han llegado ahí gracias al valor aportado por la gran masa de sus usuarios (personas o empresas), la redistribución económica no se ha producido de la misma forma. La mayoría de los beneficios se quedan en manos de los intermediarios que operan estas plataformas, o bien en manos de aquellos que son capaces de controlar mejor las reglas internas de estos marketplaces.

El advenimiento de BlockChain nos trae una muy buena fórmula para capear este problema. En definitiva, BlockChain es una tecnología orientada a la descentralización y transparencia lo que permite crear marketplaces y cualquier tipo de software que pueda funcionar de forma descentralizada (muy similar, conceptualmente hablando, al software P2P que utilizábamos en su día como eran emule, bittorrent, etc.)

Con BlockChain podemos coordinar lo que hacen grandes grupos de individuos que se pueden organizar sin la ayuda de una tercera parte que centralice la toma de decisión, y además podemos aportar gran transparencia acerca de todo lo que está pasando porque todo queda registrado para siempre en el BlockChain.

Alternativas Descentralizadas para los reyes de la Economía Colaborativa

Tutellus, uno de los máximos exponentes de la Economía Colaborativa en España está siendo también uno de los grandes impulsores de la descentralización en nuestro país, y ya hace tiempo que tuvimos a Miguel Caballero (CEO de Tutellus) hablándonos de todo este movimiento.

Pocos players más de la Economía Colaborativa están planteándose un cambio de modelo centralizado a descentralizado, ya que es un movimiento que impacta de forma brutal en la compañía, pero lo que si que encontramos son nuevos servicios que están naciendo de forma descentralizada y que vienen a competir frontalmente con las alternativas más clásicas de la Economía Colaborativa, así como con grandes servicios que quizás no podamos englobar dentro de este movimiento pero que si son servicios altamente participativos.

AkashaSteem.io, o Synereo, por ejemplo, son redes sociales distribuidas que operan de una forma similar a Facebook pero sin una organización centralizada. En lugar de permitir que una tercera parte defina qué contenido se muestra a quien, estas redes permiten que sean los propios usuarios los que se coordinen entre si a través de una serie de reglas que están codificadas en su blockchain.

Para poder publicar mensajes, se ha de pagar un micro-fee pero puedes recuperar ese fee si tu mensaje recibe valoraciones positivas, de forma que se promueve el contenido de gran calidad.

OpenBazaar es un marketplace tipo eBay o Amazon pero totalmente descentralizado, sin ningún intermediario. Los compradores compran directamente a los vendedores y el sistema de pagos es muy seguro porque automatiza la retención del dinero hasta que el cliente ha recibido el producto. Solo hace falta que intervenga una tercera parte en caso de disputas (y en ese caso se elige un “árbitro” de forma aleatoria).

También hay plataformas descentralizadas similares a Uber, como puedan ser Lazooz o ArcadeCity, que recompensan a los conductores de la plataforma con tokens especiales, de forma que cuanto más contribuya un conductor a la plataforma, más pueda verse beneficiado en el futuro de la misma, así como más impacten sus decisiones en la gobernanza de la plataforma.

Airbnb tampoco se libra de una alternativa descentralizda. Bee Token está en versión alpha pero operativa e intenta ser una alternativa a Airbnb donde las comisiones tienden a cero, y el principal modelo de negocio de la compañía aspira a ser el licenciamiento de la tecnología que han desarrollado.

En continuo cambio, pero cada vez más abierto, participativo y transparente

Evidentemente nadie sabe todavía cómo acabará todo este movimiento. Pero la tecnología es cada vez más social. La tecnología asociada a las empresas de la Economía Colaborativa favorecieron la participación de personas y empresas, y ahora el BlockChain viene a intentar solucionar el problema de la centralización de los principales marketplaces de la Economía Colaborativa y a mejorar la participación y transparencia de todo lo que pasa detrás de estas plataformas.

Durante los próximos 5 años todo esto seguirá cambiando profundamente, y además de la evolución tecnológica, los cambios culturales que está viviendo poco a poco nuestra Sociedad gracias a las nuevas costumbres que nos imponen estas tendencias, se harán más palpables. Esperemos (y estoy seguro de ello) que para bien y que esta tendencia de auto-cuestionarnos y de intentar ser cada vez más abiertos, flexibles, participativo y transparentes se traslade también a otras áreas de nuestra Sociedad.

 

Comentarios
Últimos podcasts
Scroll to top